Feria Internacional del Libro Miami 2003

El Fantasma de Elsinore
Inicio del Vuelo | El Bardo en Elsinore | El Poeta de las Dunas | Antonio Mora Velez | Desafíos Culturales | Salua Brannen-Rhenals | Muerte en Olor de Poesía | Física y Poesía- "Toño Mora" | Un Pequeño Dios | Fronteras de Mujer | David Sánchez Juliao | ¡HE AQUI AL HOMBRE! | Diario de Guerra | Conversaciones a Bordo | Homo Sapiens | Mui noble i mui leal | Sembrando Vida | Ars Amatoria | LIBROS POR DEMANDA...SIGLO XXI | Contactos | Vallejo en el Desbarrancadero

¡ Ser o No Ser !

¡Hamlet ha muerto...Que Viva Hamlet!

¿Quién soy? ¿ De dónde vengo? ¿Para dónde voy? Las murallas de Elsinore siguen azotadas por la tormenta y el príncipe de la neblina deambula aún entre las sombras de la noche perseguido por fantasmas muy reales. Hamlet comfabula contra todo lo que ama y va por las almenas de su reino fantasmal acongojado y muy perdido repitiendo en vana gesta : "¡To Be or not to Be!"

Venganza...Venganza
Knight Pointing Left
Pido Venganza

Ha ya mucho tiempo de aquella hora de trágica comedia. Cuatro siglos y treinta nueve años han transcurrido desde el nacimiento de William Shakespeare en Stratford-D’Avon, y la pregunta aquella de su desdichado Hamlet, sigue siendo poderoso mito y relevante angustia incontestable. Hoy como en su tiempo, otro Hamlet, este del siglo XXI, yace postrado sobre el desconcierto de su actual imperio terrenal, recreando con arrogancia azul descolorida, y turbulenta saña nueva, los caminos de aquella cruel historia palaciega, exhumando causas muertas y exclamando sin obtener respuesta; ¡Ser o No Ser!

Jamás aprendió el desventurado a medir su espada; le fué imposible desistir del triste empeño de vengar fantasmas; creyó ser de poca hombría domeñar el asesino instinto de su fiera interna; y, madre, padre, amigos, consejeros -- hasta la dulce Ofelia (todos mal amamos y enloquecemos a una Ofelia) -- y su propia vida trashumante— que fuese tal la mísera existencia del indeciso Hamlet-- inmolado todo fue en aras de la intriga para asi probar cuerda la fatal locura aquella de no poder saber, si ser o no ser.

¿Qué esperanza hay"?, exclama el desdichado Hamlet derrumbado sobre su propia espada envenenada para otros fines que su propia muerte, rodeado de cadáveres, a tono de fúnebre concierto de bufones asombrados, vencido por su propia y mal cocida hazaña: "¡Estoy muerto, Horacio ¡ "¡Que los cielos te libren del malvado! Yo te seguiré. ¡Desdichada reina, adieu! Tú, que empalideces y tiemblas en la ocasión, solo mudos hay, o vana audiencia en este acto; Si tiempo hubiese yo tenido...¡Oh!... podría decirte...pero, dejad que sea. ¡Horacio, estoy muerto! Tú vives; informa de mi y haz mi causa recta...a los insatisfechos."

"He aquí tu copa...aún sobra algún licor" musita Horacio. Hamlet agoniza—" Dame la copa, Horacio. Vamos...!Oh cielos! la tomaré...¡Oh mi buen Horacio, tanta cosas desconocidas quedan, que vivirán después de mi! Si alguna vez me llevaste en tu corazón, ausente de la dicha a veces, y en este mundo cruel en pena alguna vez respiras, di mi historia, más o menos...el resto es silencio...¡Oh! Muero, Horacio....no puedo vivir para escuchar las nuevas que lleguen de Inglaterra.... ¡Muero, Horacio!"

Responde el fiel Horacio: " Ya se resquebraja tu noble corazón. Adiós melifluo Principe... ¡un vuelo de angeles te lleven en coro a tu descanso! ¿Por qué se elevan las trompetan y resuenan los tambores? ¿Qué es lo que véis y celebráis? De su regia boca seca ya, nada oirés, más si tan prestos sois a la pregunta infame, tú, el de las guerras Polacas, y tú, el de Inglaterra," -- y Tú Hamlet XXI de todo el universo--" que has llegado a dar órdenes, ved de que estos cuerpos sean puestos en alto estrado para ser vistos. Y dejadme hablar al mundo que aún no sabe nada, de cómo estas cosas llegaron a pasar: Escuchad hablar de actos contra natura, carnales y sangrientos; de juicios prematuros, accidentales, asesinatos tantos, de muertes a traición y por forzada causa; todo esto puedo de verdad decir y mucho más".

Que no responda ni prosiga Horacio. Es mucho y más horrendo aún lo que tiene que decir el fiel amigo,; otro tanto pudo haber contado el propio Hamlet antes de su viaje al reino de las sombras. Pero, ¡ Hamlet ha muerto...Que Viva Hamlet ! Responde a nuestra propia duda, Hamlet: ¿Quiénes somos, de dónde venimos, para dónde vamos? ¿Cuál nuestradesmedida intriga y cuál toda nueva causa y tanta horrenda intriga palaciega en todo nuestro feudo?

Joseph Berolo Ramos Miami. 2003

Enter content here

Enter content here

Enter content here

Hamlet. Apartes traducidos libremente al español por el autor.

Sigue> Morir sin despedirse...por no estar muerto...